Revelaciones sobre el Purgatorio y Recomendaciones


Las siguientes son visiones reales sobre El Purgatorio tomados de visiones de Santos, personas aún vivas y escritores que han recopilado estos datos.
.
Las he tomado de fuentes realmente creíbles, calificadas y aceptadas por la Iglesia.
.
Así como de poco valdría describir como es el Infierno si no hacemos nada por evitarlo, igualmente es inútil describir el Purgatorio sino lo evitamos llevando una vida santa y si no ayudamos a las almas que se encuentran allí.
.
Podemos ayudar a nuestros hermanos que se encuentran en el Purgatorio orando y haciendo sacrificios por ellos. Al final de estas líneas se colocan algunas recomendaciones para ayudar a las almas del Purgatorio y las recompensas que tendremos de esta buena acción.
.
Hermano mío la idea de esto es que te convenzas de que este lugar existe y de que si Dios ha permitido que algunas personas tengan estas visiones es para pedirnos que con todos nuestros actos llevemos una vida de méritos agradables a Él.
.
En el Purgatorio se sufre, aunque es un lugar de estadía provisional se sufre muchísimo, todo de acuerdo a lo que debamos a la justicia divina. Por estas mismas revelaciones se saben que hay personas que en el Purgatorio han pasado treinta años, es decir, bastante tiempo, y quien sabe si haya tiempos más prolongados.
.
Gracias a todas estas visiones se puede hacer un retrato aproximado de cómo es el Purgatorio:
.
- Tiene distintos niveles de sufrimiento: quien mas pecó mas sufre
- Hay casos de sufrimientos atroces
- Hay cárceles o estancias para cada tipo de pecado
- Cada cárcel tiene un tipo de sufrimiento distinto
- El Purgatorio es comparable a un lugar vertical en donde las estancias o cárceles más profundas se sufre más intensamente.
- Hay un sufrimiento espiritual muy grande que es el saber que Dios nos dió infinitas oportunidades en vida para volver a Él y nosotros lo despreciamos.
- El sufrimiento es también físico al padecer en el cuerpo el castigo por nuestros pecados.
- Se siente vergüenza
- En algunos casos se es atormentado por demonios para aumentar el dolor

Particularmente yo pensaba que el Purgatorio era como estar sentado tranquilo esperando en una cárcel hasta que se cumpliera cierto tiempo sin poder disfrutar de las delicias del Cielo.
Pensé que era solo eso. Por estas visiones se sabe que no es así.
.
El Purgatorio es un lugar de sufrimiento en el que pagaremos nuestras culpas pero con la seguridad de que algún día saldremos de ahí e iremos al Cielo.

Puede que haya cosas mucho más espantosas que los videntes no hayan visto. Lo que si es cierto es que debemos evitar ese lugar.
.
Llevemos una vida santa para lograrlo porque si así de fuerte se sufre en el Purgatorio imagínense los sufrimientos en el Infierno que son más tormentosos y crueles y que si son para siempre.
.
Estas son las visiones y los videntes:

Gloria Polo:
Gloria Polo es una joven mujer Colombiana que fue muerta por un rayo en un día lluvioso y que por la infinita misericordia de Dios fue devuelta a la vida con la misión de contar lo que vió. Por supuesto aún vive. Su testimonio es impresionantísimo y ha hecho cambiar vidas viciosas y descarriadas en otras de pureza.

Ella cuenta lo siguiente: (Este relato está incompleto hasta que logre colocarlo completo en una página dedicada solo a este relato)
.
Muerta por un Rayo:
Esto fue el 5 de mayo de 1995, en la Universidad Nacional en Bogotá, ese día eran como las 4.30 iban mi esposo, que nos acompañaba en su auto, mi sobrino odontólogo de 23 años y yo, también odontóloga, a recoger unos libros a la facultad de odontología, ese día empezó a llover muy fuerte, solo había un paraguas muy pequeño y mi sobrino y yo nos metimos debajo del paraguas y empezamos a saltar para evitar coger charcos.

Cuando saltamos para evitar coger un charco muy grande, nos cayó un rayo. El rayo nos deja sin vida a mi sobrino y a mí. A mi sobrino le quemó todo su cuerpito por dentro pero en su exterior quedó enterito, pero el quedó en paro cardíaco y no respondió cuando los médicos hicieron la resucitación.
.
A mí el rayo me quemó espantosamente, el rayo entró en el brazo, quemó todos los senos, quitó toda la carne de mi estómago, la del vientre, las piernas quedaron totalmente carbonizadas, pero totalmente, y el rayo salió por el pié derecho, en mi interior el rayo carbonizó el hígado, los pulmones, los riñones los quemó gravemente y los ovarios, yo planificaba con la T de cobre, saben cual fue la palabra textual de los médicos: le quedaron como uvas pasas, nos dijeron: nunca mas vuelven a tener hijos, quedaron mis ovarios quemados y quedé en paro cardiaco, la diferencia es que cuando los médicos hacen la resucitación el Señor me permite regresar a mi y le dicen a mi familia: miren no hay nada que hacer por Gloria, lo mejor es dejarle seguir su proceso y su agonía tranquila.

En ese instante yo salí de cirugía y entré en un período de agonizar y dicen mejor no la conecten a una unidad de cuidados intensivo. Saben que es lo paradójico hermanos, que yo defendía la eutanasia, el derecho a morir dignamente, pero gracias a Dios, Dios inspira a mi hermana que es médico y cuando dicen no la conecten, ella dice: ustedes no son Dios.
.
Tres días duré en coma profundo, tenía vida porque me daban oxigeno y me daban vida artificial o sino hubiera quedado ahí muerta y de allí me devuelve el Señor.
.

Cuando El me devuelve, de inmediato mis riñones no funcionaban y yo estaba así dematizadísima y no me hacían diálisis porque no valía la pena, yo ya estaba muriendo y mis riñones funcionan y mis pulmones también y mi corazón vuelve a arrancar de nuevo con fuerza…

…Saben lo que es mas lindo hermanos, cuando yo estaba saltando y me cae el rayo, Dios mío yo quisiera tener palabras para darles a entender a ustedes lo hermoso que fue. Salté, me cae el rayo y de inmediato entro en una luz tan blanca, tan hermosa que no hay nada humano que pueda describir, un sol hermosísimo, una paz, un gozo, una alegría hermanos que yo sentía ahí.
.
¡Que hermoso hermanos es la muerte!, yo no sé porque a nosotros nos han hablado de la muerte como un castigo, saben como les resumo eso hermanos: Un abrazo de Papá Dios.

Yo voy allí en esa luz tan hermosa, llena de ese amor tan grande. Cuando estoy allá veo de inmediato mi cuerpo carbonizado saltando como un caucho, veo a mi sobrino carbonizado y de inmediato veo a todas las personas en todo el mundo a la altura de mis ojos, yo no tenía que moverme, estaba libre del tiempo y del espacio, les veo los pecados que ellos tienen adentro, ese amor era tan grande que se desbordaba dentro de mí y yo abracé a todas las personas, yo quería que toda la gente sintiera ese amor tan grande que a mí me inundaba. Solo mi niña de 9 años, mi niña mayor fue la única que sintió cuando yo le abracé, de resto nadie mas me sintió.
.
Cuando yo vi mi cuerpo carbonizado dije: ¡miércoles me morí. Y Dije de inmediato, pensé: mis hijitos, mis hijitos, que van a decir esos niños, esa mamá nunca tuvo tiempo para ellos.
.
Una mamá que se iba a las 5 de la mañana y llegaba a las 10 de la noche, encontraba a unos niños que veía de vez e cuando los domingos.
.
Si, en ese momento me da dolor, pero cuando veo mi cuerpo así tan achicharrado digo: pero para que les voy a servir con ese cuerpo tan achicharrado, además ya les compré los seguros de vida, porque yo siempre todo lo manejaba económicamente de manera que ya tienen solucionado su estudio.
.
Yo cuando voy arriba veo un lago bellísimo, dos árboles hermosísimos., indescriptibles, es tanta la luz y tanto el amor, es que es un amor vivo, todo expresa paz, que alegría hermanos estar allí, me estoy acercando allá, cuando me estoy acercando oigo la voz de mi esposo, mi esposo grita y me dice: Gloria, por favor no sea cobarde, Gloria regrese, los niños Gloria, los niños.
.
En ese instante se detiene mi andar, lo miré a el sangrando, llorando, golpeadísimo, el no se quemó con el rayo pero la electricidad que quedó en el agua, porque el saltaba como un caucho igual que nosotros, decía mi esposo que era como si nos saltaran así como siete metros, como si nos rebotaran, saltábamos como resortes en el piso, el también, cuando yo lo miré a el y lo veo sangrando y llorando, me devolvieron.
.
Que tristeza hermanos, yo veo cuando me están devolviendo que mi sobrino entra al jardín y me hace, me levanta las manos y va gozoso, pero a mi me devolvieron.
.
Claro está hermanos que yo no iba a entrar a ese jardín, porque todas las personas, casi todas las personas, menos los que se suicidan hermanos tienen la experiencia del abrazo de papa Dios, por eso ven la luz y el amor tan grande que se siente allí, la paz.
.
Y papa Dios llega y nos abraza a todos, porque a todos nos ama y nos muestra cuan grande es el amor, pero como papa Dios no obliga a nadie y si nosotros aquí en la tierra decidimos vivir sin Dios, si Dios es amor y yo odio, ¿quien es mi papá? y en ese instante Dios, después de haber abrazado a ese hijo lo entrega al papá que uno escogió, porque el no nos va a obligar, si hemos vivido una vida aquí sin Él, no nos va a obligar a la eternidad con Él, y nos entrega donde nosotros, libremente hermanos, libremente escogimos con quien vamos a vivir toda la eternidad.

De las paredes del quirófano comenzaron a brotar un montón de gentes, con una mirada de odio, eran todos mis pecados desde mi última confesión, salí corriendo del quirófano, celdas, como cárceles, laberintos, encrucijadas.

Bajando, ya ahí comienza a haber oscuridad, las personas se veían deformes, el pecado deja huellas, como huecos.

El olor tan horrible, el olor tan nauseabundo. Par mí fue impresionante hermanos ver que el olor más espantoso salía de mí. Cuanto dinero gastaba yo en esos perfumes costosos yo detestaba los malos olores ciando yo veo que esos pecados de los cuales huía saben yo parecía un demonio horrible como una bolsa negra de basura a si estaba yo envuelta de esa cosas, esas cosas chillaban…

…cuando veo que esos pecados de los cuales huía habitaban dentro de mí, como una bolsa negra de basura, todas esas cosas habitaban en mí. Llegué a unos pantanos, eran lodazales, todas las eyaculaciones no santas, eso hace un pantano horrible y oscurísimo.
.
Estaban con las personas con que habían tenidos relaciones, la vergüenza, el dolor que sentían ellas ahí. Cuando veo a mi papa metido ahí le pregunto: papi usted que hace aquí, mi papa lloraba y decía: mija, el adulterio mija, el adulterio.
.
Lo que mas le duele a uno cuando uno esta allá es ver a ese Dios enamorado toda la vida buscándolo a uno, ahí me mostró todos los sacerdotes que se me acercaron, todas las monjitas que me invitaban a la conversión, yo era muy grosera...
.
Llorando mi papa decía allá: gracias a esos treinta y ocho años de oración de esa santa mujer, que Dios me dio por esposa me salvé.

Ocho años antes de morir mi papa, el pidió perdón, Dios lo perdonó, por eso mi papa estaba en la parte de abajo del purgatorio en los pantanos, pero mi papa no reparó el pecado, reparar el pecado hermanos es algo que uno pasa por tan encimita.
.
Lo que mas le duele a Dios es el daño que uno le hace a los demás.
Allá como llora uno esos errores.
Las puertas abiertas al cielo, no hay camino distinto para entrar al Cielo que la Eucaristía hermanos, en ese Sagrario están las puertas abiertas del Cielo.
Solo el que consume el Cuerpo y la Sangre del Señor podrá entrar, de resto nadie más.

Yo con mi papá no me pude quedar hermanos, yo seguí bajando y cuando yo terminé el descenso llegué a una parte plana, ustedes se imaginan el horror no poder parar, ni siquiera me quedé, ni siquiera en el último rincón de allá, de ese Purgatorio.
.
Yo seguí bajando, cuando llegué a una parte plana se abrió una boca, una boca impresionante y esa boca me succionó, era vivo hermanos, era vivo, es que allá no hay nada inerte, todo es vivo, y yo me voy de cabeza en ese hueco.
.
Cuando me estoy llenado de cabeza en ese hueco yo gritaba como loca, yo sabía que si yo entraba en ese hueco, ni siquiera me iba a quedar en ese hueco sino que mas abajo ese hueco tenía una boca y en esa boca yo me iba a ir y mas nunca iba a volver, era mi muerte, muerte del alma hermanos, pero cuando yo estoy entrando en ese hueco, en esa boca, gracias a Dios me sostiene San Miguel Arcángel de los pies y yo entré como una pluma en ese hueco terrible.

La luz de mi espíritu le fastidia a todas esas cosas y de inmediato se me montan un montón como de larvas y sanguijuelas a taparme la luz que había en mi y ese horror de verme tapada de esas criaturas, yo gritaba como loca, yo gritaba como loca cuando se me montan esas cosas me quemaban hermanos, son unas tinieblas vivas, es un odio, un odio viviente, un odio que quema, un odio que lo explota, un odio que devora y yo en esas cosa tan horribles.
.
Cuando estoy allá yo empiezo a gritar: almas del Purgatorio por favor saquemen de aquí. Cuando yo les grito a las almas del Purgatorio hermanos, que dolor, empecé a oír como rechinaban los dientes, como lloraban, millares y millares y millares de almas.
Cuando los veo a ellos hermanos, me di cuenta que ahí estaban todas las personas que en un momento de desesperación se habían suicidado y estaban esperando ahí, entre todas esas cosas, el momento de vida que dejaron de vivir acá.
.
Allá no se llama tiempo, pero una persona que se suicida, se sale del orden divino y estaban esas pobres personas, sobre todo ver tanto joven, hermano, tanto, tanto, tanto, tanto joven llorando, rechinando sus dientes allá y saben cual era su tormento, su tormento allá es ver como los padres o las personas que le aman están llorando, gimiendo, con complejos de culpa, si yo le hubiera pegado o si no le hubiera pegado, si le hubiera dicho, sino le hubiera dicho, si yo hubiera hecho Esos infiernos que quedan viviendo las personas a quienes esas crisis tan terribles, cuando esas pobres personas lo que necesitan es que los que queden acá empiecen un camino de conversión, eso es lo que necesitan las personas allá, de conversión, que hagan obras de caridad, que se entreguen en servicio a las personas, que visiten enfermos, que hagan todo eso y lo ofrezcan en una Eucaristía porque todo, allá todo se da a través de la Eucaristía.

Un alma del Purgatorio como sale de ahí. Ya no puede. Un hueco de esos, en el presente, que puede n hacer por ellos, nada. Pero Dios sí, en la Eucaristía, esas pobres personas necesitan que le manden a hacer Misas, eso es lo que necesitan ellos.
.
Pero lo que mas los demonios esos son felices mostrándoles a ellos: miren como su mamá llora mire como su papá llora mire como están angustiados miren como están desesperados y esas señoras en esas torturas y en esas angustias.
.
Cuando yo los veo en esos sufrimientos a ellos yo empecé a gritar: Por favor quien se equivocó, si yo nunca he robado, yo nunca he matado, yo ha nadie le hacía daño, yo le daba mercado a los pobres y sacaba muelas gratis a los necesitados y yo exigía mis derechos yo en todas partes andaba exigiendo mis derechos y ese es el colmo si yo iba derechito pal Cielo, yo que hago aquí y empiezo a gritar…

Que hago aquí, saquemen de aquí, saquemen de aquí y en ese horror de esas criaturas horribles empecé a gritar: es que soy católica, por favor sáquenme de aquí y cuando yo grito que soy católica veo una luz y la luz las veo en unas escaleritas, veo a mi papá casi a ras del hueco con poquitíca luz y cuatro escalones mas arriba veo a mi mamá con muchísima, muchísima luz.
.
Cuando los vi a ellos me dio tanta alegría que yo dije vienen a sacarme, vienen a sacarme. En ese momento yo estaba en coma profundo, estaba entubada, agonizando, ya ni el aire entraba a mis pulmones y solo dejaban entrar a mi hermana la medico ella estaba al lado mió cuando yo vi a mis padres allá pero como mi espíritu también estaba con mi carne, mi alma estaba en el cuerpo pero mi espíritu estaba en la carne y yo estaba en coma profundo y ella oyó… casi mato de susto a mi hermana...

Maria Simma:
Maria Simma es una mujer campesina de Sonntag, una aldea en las montañas de Voralberg, Austria. Para el momento en que se publicó el libro del que se extrajo esto tenía ella 82 años. Desde su niñez oraba mucho a las almas del Purgatorio.

Cuando tenía veinticinco años fue favorecida con una gracia muy particular en la Iglesia: el carisma de ser visitada por las almas del Purgatorio, carisma que también han tenido Santos como Santa Gertrudis, Santa Catalina de Gema, Miriam de Jesús, Santa Margarita María de Paray, El Santo Cura de Ars, Santa María Faustina, la Beata Miriam de Belén, San Pío de Pietrelcina y San Juan Bosco, entre otros.

Es una ferviente católica. Es alentada en su misión por su Párroco y su Obispo. Hace años ella escribió un libro titulado “Lo que me dijeron las Almas del Purgatorio” y estos fragmentos que aquí se exponen provienen de una entrevista que le hizo Sor Enmanuel a María Sigma plasmada en un libro titulado “El Maravilloso Secreto de las Almas del Purgatorio”

Algunos extractos de la entrevista:
- María ¿Puedes contarnos como fuiste visitada, por primera vez, por un Alma del Purgatorio?


- Sí, fue en el año 1940, de noche, a las 3 o 4 de la madrugada. Oí a alguno que iba y venía en mi cuarto. Esto me despertó. Miré para ver quien pudiese haber entrado en mi cuarto.


- ¿Tuviste miedo?

- No, yo no soy por nada miedosa. Cuando yo era pequeña mi madre decía que era una niña del todo especial, porque nunca tenía miedo.


- ¿Y entonces, esa noche? ¡Cuéntanos!


- Oh, vi que era un extraño. Iba y venía lentamente. Le pregunté en tono severo: “¿Cómo has entrado aquí? ¿Qué has perdido?” Pero el continuaba caminando en mi cuarto, de aquí para allá, como si nada pasara. Entonces le volví a preguntar: “¿Qué haces?”. Y puesto que continuaba a no querer responderme, me levanté de un salto para aferrarle, pero no toqué más que el aire y el hombre había desaparecido… Entonces regresé a la cama y de nuevo comencé a sentir que iba y que venía.


Me preguntaba porqué veía allí a ese hombre y porqué no podía agarrarlo. Me levanté de nuevo para asirlo y para hacer que desistiese de caminar.

Nuevamente me topé con la nada. Quedé perpleja. Volví a acostarme. No volvió otra vez, pero aquella noche no conseguí adormecerme.


Al día siguiente, después de la Misa, fui a ver a mi director espiritual y le conté lo sucedido.

El me dijo: “Si todo eso recomienza, no preguntes “¿Quién eres?”, sino “¿Qué quieres de mí?”.


La noche siguiente el hombre regresó. Era el mismo y yo le pregunté: “¿Qué quieres de mí?”


Me respondió: “Haz de mandar a celebrar tres Misas por mí y yo seré liberado”. Entonces comprendí que era un Alma del Purgatorio.

Mi padre espiritual me lo confirmó. Me aconsejó de no rechazar jamás a las Almas del Purgatorio y de acoger con generosidad sus pedidos.


- ¿Y que te piden esas Almas?

- Muchas piden de hacer celebrar Misas y de asistir a esas Misas; piden recitar Rosarios y también de hacer el Vía Crucis.


- María, ¿las Almas del Purgatorio prueban alegría y esperanza en medio de sus sufrimientos?

- Sí, ningún alma quisiera volver del Purgatorio a la Tierra, porque ellas ya tienen un conocimiento de Dios infinitamente superior al nuestro y no podrían decidirse nunca más a regresar a las tinieblas de este mundo.


- María, ¿puedes decirme cual es el papel de la Virgen con respecto a las Almas del Purgatorio?

- Sí, viene frecuentemente para consolarlas y decirles que han hecho bien tantas cosas y les da coraje.


- ¿Hay días especiales en los cuales ella los libera?

- Sí, sobretodo el día de la Navidad, el día de todos los Santos, el Viernes Santo; las libera también el día de la Asunción y la Ascensión de Jesús.


- Pero María, ¿por qué se va al Purgatorio? ¿Cuáles son los pecados que conducen con frecuencia a las Almas al Purgatorio?


- Son los pecados contra la caridad, contra el amor hacia el prójimo, la dureza de corazón, la hostilidad, la calumnia; sí, todas estas cosas. 

Sé que la maldición y la calumnia se cuentan entre las culpas mas graves que necesitan una larga purificación.


- Entonces María.¿Puedes decirnos quienes son los que tienen mayores posibilidades de ir directamente al Paraíso?


- Son aquellos que tienen un corazón bueno, un corazón bueno hacia todos. La caridad cubre una multitud de pecados.

- Y ¿Cuáles son los medios que podemos emplear sobre la tierra para evitar el Purgatorio e ir directamente al Paraíso?


- Debemos hacer mucho por las Almas del Purgatorio, porque son ellas quienes, a su vez, nos ayudan. Hay que tener mucha humildad: ésta es el arma más grande contra el Maligno. La humildad elimina el mal.


- María, ¿Podrías decirnos cuales son los medios más eficaces para facilitar la liberación de las almas del Purgatorio?

- El medio más eficaz es la Misa.


- Otra ayuda muy recomendad por las almas del Purgatorio es el rezo del Rosario, en especial el Rosario por los difuntos. Sugiero también las Oraciones de Santa Brígida que son muy recomendadas por las Almas del Purgatorio. Me permito agregar una aclaratoria importante. Las almas del Purgatorio no pueden hacer nada por si mismas. Son del todo impotentes y si los vivos no hacen nada por ellas son del todo abandonadas.


- María, tu fuiste invitada, muchas veces, a sufrir por las almas del Purgatorio para ser liberadas ¿Puedes decirnos que has vivido y probado en esos momentos?


- La primera vez un alma me preguntó si quería sufrir tres horas en mi cuerpo por ella, y agregó que luego yo podría retomar mi trabajo. Yo me dije: “Si es solo por tres horas quiero aceptar”. Esas tres horas me parecieron que duraron como tres días, tan terribles eran los sufrimientos. Pero al final miré el reloj y vi que habían pasado solo tres horas. El alma luego me dijo que, habiendo aceptado sufrir con amor esas tres horas le había ahorrado veinte años de Purgatorio.

- María, ¿El diablo tiene el poder de atacarnos en el instante de nuestra muerte?


- Sí.


- Y cuando alguno sabe que pronto ha de morir, según tu parecer. ¿Cuál es la mejor preparación que pueda hacer?

- Abandonarse totalmente al Señor, ofrecer todo su sufrimiento, ser feliz de tenerlo a Dios.


- ¿Cómo hay que comportarse ante quien está a punto de morir? ¿Qué es lo mejor que se puede hacer por el?


- Orar mucho y prepararlo a bien morir. Se le debe decir la verdad. Hacer todo lo posible para que sea confortado con los auxilios religiosos.


- María, ¿Qué consejos darás a quien quisiera hacerse santo ya en esta tierra?

- Ser humildísimo. No debe ocuparse de si mismo. Debe huir del orgullo que es la trampa más peligrosa que tiende el maligno.

- ¿Te han visitado almas que, en vida, practicaran perversiones sexuales?


- Las que he conocido deben sufrir mucho para purificarse. En todas las perversiones está presente la obra del maligno. En modo particular la homosexualidad.


- ¿Qué consejo darías a todas esas personas que son tentadas por la homosexualidad?

- Les diría que rezaran, rezar mucho, para tener la fuerza de alejarse. Sobre todo hay que orar al Arcángel san Miguel, pues es el, por excelencia, quien combate contra el maligno.

- María, ¿Hay niños en el Purgatorio?


- Si, pero para ellos el Purgatorio no es ni muy largo ni muy penoso porque a ellos les falta el pleno discernimiento. La mas joven que vino a mi fue una niña de 4 años que estaba ahí porque había recibido de sus padres como regalo de navidad una muñeca. Tenía una hermana melliza que también había recibido una muñeca. Y he aquí que esa niñita había roto su muñeca y entonces, a escondidas, sabiendo que nadie la veía, fue a poner esa muñeca rota en lugar de la de su hermana, y a hacer así el cambio, sabiendo en su corazoncito, que habría ocasionado muchísimo dolor, se daba cuenta de que era un engaño y una injusticia. Por esa causa pasó por el Purgatorio.


- María, ¿Existe algún reconocimiento oficial de la Iglesia con respecto al carisma que ejerces hacia las almas del Purgatorio?

- Mi Obispo me ha dicho que hasta que no haya errores teológicos debo continuar. Mi párroco que es al mismo tiempo mi guía espiritual confirma también el estas cosas.


- María ¿Hay Sacerdotes en el Purgatorio?

- (Aquí veo que María alza los ojos al Cielo como para decir ¡Ay de mí!)
Si, hay muchos. Esos no han colaborado para tener respeto por la Eucaristía y entonces toda la Fe sufre. Con frecuencia están el Purgatorio por haber descuidado la Oración y su fe ha disminuido, pero es también cierto que muchos de ellos han ido directamente al Cielo. Un encuentro inolvidable para mí fue aquel con un Sacerdote cuya mano derecha era negra. Le pregunté la causa y me dijo: “Hubiera tenido que bendecir mas”. “Di a todos los Sacerdotes que encuentres que deben bendecir mucho mas, ellos pueden dar numerosas bendiciones y conjurarían las fuerzas del mal”

- Ahora te ruego acláranos. ¿Existe una diferencia entre lo que tu vives con las almas de los difuntos y el espiritismo?


- No es lícito llamar a los muertos. Yo no busco su venida. Vienen por si solas con el permiso de Dios. En el espiritismo en cambio, se evoca a los espíritus, fingiendo ser el alma de ese o aquel.

Padre Berlioux:
El siguiente relato muestra la ayuda que reciben las almas de aquellas personas que con sus oraciones y sacrificios piden por las almas del Purgatorio, ayuda que se obtiene principalmente en el momento de la muerte en la que todos seremos tentados fuertemente por el Demonio. Por eso en el Ave María decimos “…ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.”

Relata el Padre Berlioux:
“Se cuenta de una persona muy amiga de las almas del Purgatorio había consagrado toda su vida a sufragar por ellas.

Habiendo llegado la hora de su muerte, fue asaltada con furor por el demonio que la veía a punto de escapársele. Parecía que el abismo entero, confederado contra ella, la rodease con sus cohortes infernales.

La moribunda luchaba desde hacía tiempo entre los esfuerzos mas penosos, cuando todo de un golpe vio entrar en su casa una multitud de personajes desconocidos, pero resplandecientes de belleza, que pusieron en fuga al demonio y acercándose a su lecho, le dirigieron palabras de aliento y de consolación totalmente celestiales. Emitiendo entonces un profundo suspiro y llena de alegría gritó: ¿Quiénes son ustedes? ¿Quiénes son los que me hacen tanto bien?
Aquellos buenos visitantes respondieron:

- “Nosotros somos los habitantes del Cielo que tu ayuda ha encaminado a la felicidad y como reconocimiento, venimos a ayudarte para que cruces el umbral de la eternidad y te libres de este lugar de angustia y te introduzcas en la alegría de la Ciudad Santa”.

Con estas palabras una sonrisa iluminó el rostro de la moribunda. Sus ojos se cerraron y ella se durmió en al paz del señor. Su alma, pura como una paloma, presentándose al Señor de los Señores, encontró tantos protectores y abogados entre las almas que ella había liberado y reconocida digna de la gloria, entró allí triunfalmente, en medio de aplausos y las bendiciones de quienes había liberado del Purgatorio.

¡Ojalá también nosotros, un día, podamos tener la misma dicha! Entonces hay que decir que las almas, sí, las almas liberadas por nuestra plegaria, son sumamente agradecidas. Les aconsejo pues que hagan la experiencia, las almas nos ayudan, conocen nuestras necesidades y nos obtienen muchas gracias”.
.
Santa Magdalena de Pazzi
.
Santa María Magdalena de Pazzi (1566-1607) monja carmelita, gran mística que frecuentemente caía en éxtasis. Fue objeto de los más extraordinarios fenómenos místicos y dones recibidos de Nuestro Señor.
.
Brilló en ella la práctica de las virtudes. Mortificaba su cuerpo con frecuentes sacrificios. Comulgaba diariamente sintiéndose muy unida a Jesucristo. Fue maestra de novicias. Murió llena de méritos en el año 1607 y al año de su muerte se abrió su sepulcro y su cuerpo se halló fresco, entero y flexible.

Durante un éxtasis previo a su muerte Santa Magdalena de Pazzi tuvo la gracia de ver y visitar el Purgatorio. Recorriendo las diversas estancias preparadas por la Misericordia y Justicia divinas, la santa de la pureza comprendió la Santidad de Dios, la maldad del pecado y del porque Dios le había revelado los sufrimientos del Purgatorio.
He aquí como nos describe este santo lugar.

Contaré un suceso que aconteció a Santa Magdalena de Pazzi tal como fue relatado por el Padre Cepari en la historia de la vida de la Santa.
.
“Un tiempo antes de su muerte, que tuvo lugar en 1607, la sierva de Dios, Magdalena de Pazzi, se encontraba una noche con varias religiosas en el jardín del convento, cuando entró en éxtasis y vio el Purgatorio abierto ente ella. Al mismo tiempo, como ella contó después, una voz la invitó a visitar todas las prisiones de la Justicia Divina, y a ver cuan merecedoras de compasión son esas almas allí detenidas.
.
En ese momento se la oyó decir: “Si, iré”. Consintió así a llevar a cabo el penoso viaje. De hecho a partir de entonces caminó durante dos horas alrededor del jardín, que era muy grande, parando de tiempo en tiempo. Cada vez que interrumpía su caminata, contemplaba atentamente los sufrimientos que le mostraban. Las religiosas vieron entonces que, compadecida, retorcía sus manos, su rostro se volvió pálido y su cuerpo se arqueó bajo el peso del sufrimiento, en presencia del terrible espectáculo al que se hallaba confrontada.
.
Entonces comenzó a lamentarse en voz alta, “¡Misericordia, Dios mío, misericordia! Desciende, oh Preciosa Sangre y libera a estas almas de su prisión. ¡Pobres almas! Sufren tan cruelmente, y aún así están contentas y alegres. Los calabozos de los mártires en comparación con esto eran jardines de delicias. Aunque hay otras en mayores profundidades. Cuan feliz debo estimarme al no estar obligada a bajar hasta allí.
.
Sin embargo descendió después, porque se vio forzada a continuar su camino. Cuando hubo dado algunos pasos, paró aterrorizada y, suspirando profundamente, exclamó” ¡Qué! ¡Religiosos también en esta horrenda morada! ¡Buen Dios! ¡Como son atormentados! ¡Oh, Señor!”.
.
Ella no explicó la naturaleza de sus sufrimientos, pero el horror que manifestó en contemplarles le causaba suspiros a cada paso. Pasó de allí a lugares menos tristes. Eran calabozos de las almas simples y de los niños que habían caído en muchas faltas por ignorancia.
.
Sus tormentos le parecieron a la santa mucho más soportables que los anteriores. Allí solo había hielo y fuego. Y notó que las almas tenían a sus Ángeles guardianes con ellas, pero vio también demonios de horribles formas que acrecentaban sus sufrimientos.
.
Avanzando unos pocos pasos, vio almas todavía más desafortunadas que las pasadas, y entonces se oyó su lamento, “¡Oh! ¡Cuán horrible es este lugar; está lleno de espantosos demonios y horribles tormentos! ¿Quiénes, oh Dios mío, son las victimas de estas torturas? Están siendo atravesadas por afiladas espadas, y son cortadas en pedazos”. A esto se le respondió que eran almas cuya conducta había estado manchada por la hipocresía.
.
Avanzando un poquito mas, vio una gran multitud de almas que eran golpeadas y aplastadas bajo una gran presión, y entendió que eran aquellas almas que habían sido impacientes y desobedientes en sus vidas. Mientras las contemplaba, su mirada, sus suspiros, todo en su actitud estaba cargada de compasión y terror.
.
Un momento después de su agitación aumentó, y pronunció una dolorosa exclamación. Era el calabozo de las mentiras el que se abría ante ella. Después de haberlo considerado atentamente, dijo, “Los mentirosos están confinados a este lugar de vecindad del Infierno, y sus sufrimientos son excesivamente grandes. Plomo fundido es vertido en sus bocas, los veo quemarse, y al mismo tiempo, temblar de frío”.
.
Luego fue a la prisión de aquellas almas que habían pecado por debilidad, y se le oyó decir: “Había pensado encontrarlas entre aquellas que pecaron por ignorancia, pero estaba equivocada: ustedes se queman en un fuego mas intenso”.
Mas adelante, ella percibió almas que habían estado demasiado apegadas a los bienes de este mundo, y habían pecado de avaricia.
.
“Que ceguera”, dijo,” ¡las de aquellos que buscan ansiosamente la fortuna perecedera! Aquellos cuyas antiguas riquezas no podían saciarlos suficientemente, están ahora atracados en los tormentos. Son derretidos como un metal en un horno”.
.
De allí pasó a un lugar donde las almas prisioneras eran las que se habían manchado de impureza. Ella las vio en tan sucio y pestilente calabozo, que la visión le produjo náuseas. Se volvió rápidamente para no ver tan horrible espectáculo.

Viendo a los ambiciosos y a los orgullosos, dijo “Contemplo a aquellos que deseaban brillar ante los hombres; ahora están condenados a vivir en esta espantosa oscuridad”.
.
Entonces le fueron mostradas las almas que tenían la culpa de ingratitud hacia Dios. Estas eran presas de innombrables tormentos y se encontraban ahogadas en un lago de plomo fundido, por haber secado con su ingratitud la fuente de la piedad.
.
Finalmente, en el último calabozo, ella vio aquellos que no se habían dado a un vicio en particular, sino que, por falta de vigilancia apropiada sobre si mismos, habían cometido faltas triviales. Allí observó que estas almas tenían que compartir el castigo de todos los vicios, en un grado moderado, porque esas faltas cometidas solo alguna vez las hacen menos culpables que aquellas que se cometen por hábito.
.
Después de esta última estación, la santa dejó el jardín, rogando a Dios nunca tener que volver a presenciar tan horrible espectáculo: ella sentía que no tendría fuerza para soportarlo.
.
Su éxtasis continuó un poco mas y conversando con Jesús, se le oyó decir: “Dime, Señor, el porqué de tu designio de descubrirme esas terribles prisiones, de las cuales sabía tan poco y comprendía aun menos…” ¡Ah! ahora entiendo; deseaste darme el conocimiento de Tu infinita Santidad, para hacerme detestar mas y mas la menor mancha de pecado, que es tan abominable ante tus ojos”.

Recomendaciones

1) Tratemos de evitar el Purgatorio llevando una vida santa


2) Ayudemos a la almas que allí se encuentran rezando por ellos y haciendo sacrificios


3) Mandemos a hacer Misas por nuestros difuntos y por las Benditas Almas del Purgatorio


4) Hay muchas oraciones que tienen indulgencias parciales e indulgencias plenarias, se reconocen porque son autorizadas y concedidas por la Iglesia. Estas oraciones pueden hacerse y las indulgencias ganadas pedirle a Dios ser transferidas a las almas del Purgatorio y de esta manera ellas puedan pagar mas rápido su condena y llegar pronto a la Gloria del Cielo.


5) La indulgencias plenaria puede ser ganada una sola vez al día, en cambio, las parciales pueden ganarse varias veces al día.


6) Para obtener indulgencia plenaria se necesita cumplir con lo siguiente:


a. Desafecto a cualquier pecado, incluso venial


b. Ejecutar la obra indulgenciada, por ejemplo una oración o Misa con ese tipo de Indulgencia.


c. Confesión Sacramental, es decir en el Confesionario


d. Comunión Eucarística


e. Orar por las intensiones del Papa, puede ser un Padre Nuestro y un Avemaría o cualquier oración que nos guste.

No se piense nunca que estos cinco pasos que hay que cumplir para obtener las indulgencias plenarias son muchas o que son difíciles de conseguir.


Yo más bien veo que son pocos requisitos para obtener el perdón total por nuestras culpas de toda la vida, o las culpas de otra persona. Si cumpliendo esto se nos borran todos los pecados, desde nuestra niñez hasta el día en que ganamos las indulgencias se puede decir que es una infinita ganancia.

Y si con esta ganancia hacemos que una persona sea liberada del Purgatorio, de ese lugar de sufrimiento tan grande, créanme que más bien son pocos estos cinco requisitos.

7) Algunas Oraciones y obras con indulgencias parciales son las siguientes:


a. Oraciones de Santa Brígida


b. Oración a la Llaga Dolorosa de la Espalda de Jesús Nazareno

8) Algunas Oraciones y Obras con Indulgencia plenaria son las siguientes:


a. Adoración del Santísimo Sacramento, por lo menos durante media hora.


b. Rezo consecutivo del Rosario, meditando los misterios, ya sea en el templo, en familia o en comunidad.


c. Ejercicio del Vía Crucis


d. Lectura de la Biblia, por lo menos durante media hora


e. Bendición papal recibida escuchando la radio o la televisión


f. Participación en una ceremonia solemne de Primera Comunión


g. Participación en la primera Misa de un Sacerdote


h. Participación en un aniversario Sacerdotal de 25, 50 y 60 años


i. Adoración de la Cruz durante la ceremonia solemne del Viernes Santo


j. Renovación de las promesas bautismales durante la vigilia pascual.


k. Ejercicio de los 33 días en honor de la Sagrada Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo.


Una de las promesas de esta oración es que al cabo de los 33 se le será concedido al que las rezare lo que pidieren, por supuesto si esto conviene a la salvación de nuestras almas, y se menciona que si es pedida la liberación de un alma del Purgatorio será concedida.

l. Siete ofrecimientos de la Sangre Preciosísima de Jesús: Se obtiene la indulgencia al cabo de rezarla durante un mes seguido.

Muchas otras que pueden ser consultadas preferiblemente en el catecismo católico.

Thursday, February 15, 2007 at 12:29 PM , 6 Comments